«Todo este mundo es casa de locos»: la ingeniosa ejemplaridad de Salas Barbadillo en Corrección de vicios