El lenguaje político es una trampa, una distorsión de la palabra