A mitad de camino entre la canción y el cuento. Pongamos que hablo de Sabina