Cinco cuentecillos, entre Sebastián Mey y Lope de Vega