Espacios ambiguos en el teatro de Calderón